right_side

Dades Personals

Amics

In:

Insomnio muerto

Tiempo sin escribir.
Muda. Ganas de nada.
La mente muerta, en blanco, en grises... con siluetas que se desvanecen como humo.
Ya no soy la misma, he ido desapareciendo hasta hacerme pequeña, muy pequeña.
Ya no brillo como antes. No me siento firme.
Mi norte ha muerto. Se ha perdido en el holocausto de una mente enferma. Agónica. Triste. Negra. Vacía.
Un montón de cristales rotos en el pecho desangran el último refugio del  calor de la vida. Y me cierro, me cierro hasta creer que algún día abriré los ojos para empezar de nuevo.

(Y leí hace un tiempo que nada en el mundo puede producir más dolor ni desahucio que aquella mala jugada que te hace a quién más en el mundo haz amado.)

In:

En Automático.

Siempre me ha llamado la atención esa sensación de cuando todo se termina. Potes inmensos de pegamento, pintura o el simple maquillaje. Pasa el tiempo y no nos hacemos conscientes de que poco a poco se va terminando.

Ayer experimenté profundamente esa sensación... era un pote, una estructura vacía y yo, no había notado que durante todo este tiempo se fue "acabando"  lo que llevaba dentro.

Ya no tengo pena. Ayer la angustia me invadía pero reflexioné (insomnemente) que no habían culpas, causas ni efectos. Todo se acaba. No hay ni buenas ni malas decisiones. Simplemente se acaba. Lo que un día comienza a construirse algún día se termina y somos nosotros quienes le damos la cuota emocional. Hoy soy neutra. En automático.  Estoy tranquila porque expliqué mil veces lo que sentía, cómo me sentía y si eso no fue capaz de mover un poco la montaña nada lo hará.  La montaña no quiere moverse.
Cuando insistimos sobre algo y ello no se transforma o no nos da señales de que vamos por el camino correcto, simplemente no es nuestro camino. Aunque cueste aceptarlo. Hay que buscar otras vías.
Voy en automático, sin plan, sin acompañante, sin emociones. En automático. De aquí y para siempre.  Ya no quiero hablar.  Ni analizar más.  Ni esperar más de nadie. Siempre lo he dicho: nacer solo. Morir solo.
Ahora en automático.

In:

La sede del miedo.


Leía el ABC de las enfermades de Jacques Martel y descubrí que mi insoportable dolor del riñón efectivamente fue por miedo.

:(

Me dio tanta pena leerlo. Mucha angustia.

"Los riñones también se conocen como la “sede del miedo”. Cuando se debilitan o cuando están lastimados, puede existir un miedo que no quiero expresar o que incluso, quizás no pueda confesarme a mí – mismo. Mi discernimiento así está afectado. Por lo tanto tendré tendencia a vivir extremos, o bien me vuelvo muy autoritario, con una tendencia pronunciada para la crítica, o al revés, me vuelvo sumiso, indeciso, sintiéndome impotente y viviendo decepciones tras decepciones. La vida para mí es “injusta”. Tendré dificultad en tomar decisiones. Si mis riñones dejan de filtrar sangre, es como si mi cuerpo quisiera guardar lo más tiempo posible este líquido para no perderlo o por miedo a carecer de él. Debo pues preguntarme cuál situación podría haber provocado un miedo asociado a un líquido ( por ejemplo:, si ya tuve miedo de ahogarme, el líquido aquí sería el agua). Esto puede ser también el hecho de haber estado a punto de absorber un líquido tóxico. Los tubos colectores de los riñones estarán afectados si tengo la sensación de deber luchar para mi existencia. Me siento privado de mis posesiones, abatido, después de un suceso que marca mi vida. Los problemas de riñones frecuentemente se producen después de un accidente o de una situación traumatizante en que tuve miedo de morir. Tengo la sensación de sólo estar frente a “nada”, la nada. Tengo la sensación de haberlo perdido todo, que todo mi mundo se derrumba. Tengo miedo de ser incapaz de afrontar la vida. Los riñones simbolizan también la colaboración (ya que hay dos y que deben trabajar en estrecha colaboración). Debo preguntarme cómo es mi relación con mi pareja actualmente. ¿Le hago responsable de todos mis males? Tengo tendencia a “verter mis residuos” sobre los demás y de envenenar su vida con mis “problemas”? Si es el caso, mis riñones tendrán dificultad en funcionar e incluso podré tener insuficiencia renal. Entonces debo “colaborar” sin que tenga elección, a una máquina, el generador de
hemodialisis, que me ayudará a limpiar mi sangre. Debo volver a pensar todo mi sistema de relación con mi entorno. Es tiempo de que me asuma, que aprenda a descubrir mis verdaderas necesidades. Tomo la responsabilidad de mi vida y dejo de culpar a los demás. Soy capaz de asumir mis elecciones. Mi discernimiento será seguro y preciso. Colaboraré al 100% con la vida y entonces tendré necesidad de unos “riñones sólidos”."


In:

Dolor.






Me da pena ver a mi mamá llorar y me da rabia que esta "enfermedad" no se me quite.

No sé si quedé sensible por la insensibilidad de un grupo de alumnos (nuevos por cierto) hacia la enfermedad de alguien o es la impotencia de no poder hacer las cosas bien... como antes.
Hay muchas personas que han sido buenas conmigo, muchos alumnos que me han preguntado por la salud, que están conscientes que esto es delicado, me dan ánimos y me dan ganas de ir ahora ya a hacer clases. Eso es bueno, cuando la gente se preocupa. :)

Los dolores han sido indescriptibles, me levanto bien y me acuesto tranquila pensando que ya será el último día que me voy a sentir mal y no pasan ni dos horas y ya no puedo caminar.

Si, no puedo caminar, me cuesta estar de pie o caminar hasta mi pieza (que no son más de 30 pasos)

Por las noches me duele mucho, siempre en la madrugada y hoy me he obligado a no estar acostada y he realizado algunas cosas para mantenerme en movimiento: contestar el teléfono, trabajar sentada en la cocina (dolor insoportable, a penas respiro... bien despacio para que no duela) encender y apagar la cocina y dar un paseo por la casa.

Me he propuesto algunas metas, como abrir de nuevo el centro con las clases particulares así me mantendré en movimiento y volver a clases el lunes, pues como están las cosas en casa ( $$ ) debo cooperar también y aguantármelas no más... pero, ¿Qué tal si no mejoro? Hasta el momento no tengo un plan B, lo que me preocupa mucho, además me siento sola en esto, lamentablemente sola.

Mañana voy al scaner, ojalá digan: "ah es algo que es simple, mejorará" pero tengo el miedo horrible de que no lo sea, se me metió en la cabeza la palabra cáncer. ¿Por qué tan trágica? porque soy una porfiada, nunca me controlé antes por los dolores de estómago.

Bueno, a lo que sea, mejor me mentalizo en el plan B, o mejor no, espero a ver qué pasa y de acuerdo a eso generar un plan B, pero tengo esa maldita premonición de saber lo que viene para mí y me dice: Nathalie, piensa en el plan B. Siempre he sabido que moriría joven, quizás este es el tiempo, no me da miedo morir en todo caso, me preocupa mi mamá.

Lo único que quiero es que mi mamá no sufra por eso, no soportaría que pase de nuevo por esto. :(

In:

Cielo Nocturno.






Alone.

In:

Om Mani Padme Hum



Estoy enferma. Quizás, al ser una enfermedad de carácter físico uno puede pensar que es algo "inevitable" pero he analizado las emociones v/s somatización de ella y tiene mucho sentido.

No sé si será algo que ha aparecido como idea ahora último o es una de esas ideas... más bien impulsos cuando te encuentras en el camino errado/correcto.

Cuando uno no debe estar en un lugar hay muchos elementos que comienzan a mostrarse para que nuestra esencia se de cuenta de que no debemos o debemos estar allí, son señales que hay en el mundo sólo visibles para aquellos que quieren ver. - Lo sé, suena como sacado de un libro de Coehlo, pero tiene sentido y razón... por lo menos en mi vida y todas las veces que me ha pasado ha ocurrido el mismo proceso de emoción/enfermedad/sanación y es bonito saber que siempre, aunque he dejado personas, objetos y dinero atrás, nunca he estado sola, nunca me ha faltado lo esencial y nunca ha faltado dinero para lo principal.

Creo que uno va aprendiendo, aprendiendo de las señales, lo que antes era como saltar de un precipicio y temer a todo lo que podía venir después ahora es un momento de liberación, de felicidad.

Es cierto, ha sido un proceso duro el de la muerte de mi padre, creo que todavía no lo supero, me cuesta el tema, me cuesta aceptarlo, lo reconozco, pero mi subconsciente me ha abierto otros aspectos que estaban dormidos, créanlo o no, he conversado mucho con mi padre en los sueños. Tengo un claro recuerdo de cada uno de ellos, se repetía en cada uno de ellos, desde que falleció a la fecha la situación incómoda para mí, en donde él debía morir, me mostraba en cada sueño su muerte inminente, en todos los sueños aparecía enfermo y moría. La situación era horrible, cuando despertaba me repetía mil veces, es un sueño... ok es cierto, pero una parte de mí, sabía que era así. Él había muerto.

Soñé todas las noches lo mismo, desde el 22 de diciembre, hasta hace pocos días, donde se sentó y me comentó lo de los camarones (siempre me decía que cuando tuviera dinero, compraría camarones ecuatorianos para hacerlos al ajillo, no lo logró pero cuando estaba enfermo le compré y le preparé, fue feliz, me dijo que parecía comida alemana) y me dijo: "uno debe hacer lo que debe hacer, debe darse los gustos y en el fondo ser feliz, tenis que seguir pa' delante pelá (me decía pelá chica, como él era calvo) y dijo, los proyectos son proyectos, hay que ir paso a paso, pero debes seguir, lo importante es hacer lo que uno quiere hacer y no lo que debe hacer, tenis que ser feliz"  En ese sueño yo lo escuchaba y lo abraza fuerte, luego asistíamos a un funeral que milagrosamente no era el de él y salíamos en una carroza de uno de los lugares donde trabajo. Y lo entendí y en el mismo sueño entendí los sueños anteriores.

Ha terminado una etapa de mi vida, con su muerte. (suena trágico quizás pero tiene sentido) La etapa que terminó fue mi etapa como profesional de la educación, junto a él escalé la cumbre más alta, lo que él quería ver, llegué al MINEDUC como el quiso y fui parte de una importante organización, luego de eso morí, morí con él. Pero en cada sueño que él moría yo quedaba tranquila, era raro. Hasta que lo dijo: "hay que morir para poder nacer"

He nacido de nuevo, así como él quizás donde, o "no donde" lo ha hecho, es tiempo de renacer, estoy en un proceso de desprendimiento y creo que mi enfermedad me ha ayudado a comprenderlo.

En mi vida "pasada" me hacía feliz trabajar como profesora de aula, luego morí y me hizo ser feliz siendo profesora de adolescentes, luego morí nuevamente, fui feliz siendo profesora de pre-gado y morí.
Cuando digo morí, me refiero a que cerré una etapa, ¿de qué manera? enfermándome así como estoy ahora practicamente postrada en esta cama.

La vida es como es, los porrazos son necesarios, es imposible vivir una vida plana, (y que aburrida sería) es necesario tener nuestras "vidas pasadas" antes pensaba que era raro hacer muchas cosas, incluso me incomodaba saber tantas cosas y hacer tantas cosas porque la psicología lo ve con malos ojos, como si uno no tuviera identidad, pero hoy me doy cuenta que si no hay desafío no hay ganas de avanzar.

Y, Nathalie, en este momento ¿Qué te haría feliz?  Estar en paz, estar en armonía conmigo, con mi alrededor, disfrutar de los días, enseñar a los que verdaderamente lo necesitan, a los que anhelan el conocimiento, me aburren las caras largas y la gente que va a clases por obligación, porque les tocó ese ramo, me gustan los rostros felices, cuando preguntan, cuando leen, me gusta enseñar a los pequeños que vienen a la casa, les gusta venir porque quieren aprender. Son pocas las personas que me hacen feliz (alumnos) son pocas las que realmente son felices intercambiando conocimientos, a ellos les extrañaré.
Pero tengo un sueño y quiero enseñar sin esperar nada a cambio, ¡¡¡odio cobrar por las clases particulares!!! lo encuentro absurdo, es por ello que debo cumplir mi sueño y tener un lugar donde enseñar ni esperar dinero a cambio, sino que esperar niños felices, gente feliz, de verdad que quiero eso de todo corazón, a veces regalo las Flores de Bach (sé que son extremadamente caras) pero la gente las necesita o las sesiones de Reiki, cómo voy a cobrar por algo que la gente necesita para sanar su alma, su mente, su espíritu. Me haría feliz hacer eso libremente, tener mi centro fuera de las legalidades prehistóricas, me haría feliz tener ese espacio para compartir.
En lo familiar, permanecer cerca de mi gente, de mi madre, de mi padre (que aunque no está físicamente sé que está aquí) con mi abuela, mi hermana, mis sobrinos y formar un hogar con Cristián y la Helena, vivir sin preocuparnos de ser esclavos del tiempo, estar en paz, qué lindo estar en paz.
Y hacer lo que me gusta a parte de enseñar: cocinar, amo cocinar, quisiera tener un espacio donde poder cocinar libremente, donde la gente venga y comparta y coma saludable, creo que sólo este sería el ingreso económico que necesitaría para llevar a cabo lo demás, porque podría comprar insumos para el centro, abastecer mi casa (la labor que era antes de mi padre) y dar tranquilidad a mi madre.

Decreto que desde hoy me desprendo de lo negativo y doy un vuelco a lo positivo, aunque suene loco, aunque sueñe extraño, aunque pueda fallar (cosa que no creo) miro hacia adelante, me desprendo, me desprendo, me desprendo...

In:

¿Me vuelvo Fome y Amargada.?



Siempre me aburro de los trabajos, no porque me aburra ser profesora, al contrario me gusta enseñar en todos los ámbitos y a cualquier edad.
Hoy hice un análisis sobre por qué aquellos profesores dulces, perfectos como salidos de la película de Matilda se vuelven horrorosamente fomes, amargados y visualmente son como fantasmas resentidos sociales en contra de todos y todo.

En esa misma película, Matilda muestran a la Directora y el proceso que vivió para ser el ogro que era. Es una interesante y profunda forma de enseñar cómo las personas que tienen ganas de cambiar el mundo en realidad lo empeoran.

Ahora, si lo analizo de mi perspectiva, he renunciado tres veces durante mis 8 años de ejercicio docente, las razones son las mismas: pésimo ejercicio docente, gente hablando a espaldas, ejercicio ilegal, robos, e incompetencia profesional. Esta última, si bien no me incumbe, está relacionada con aquellas personas que haciendo de "docentes" en realidad no lo son y por si fuera poco, maltratan a los alumnos. (por ahí en mis escritos está el de "Su Nombre es CLAUDIA" que cuenta como una pseudodocente maltrataba a alumnos con diferentes dificultades, frente a los ojos de todo un colegio. En fin, vuelvo al punto.

Hoy me di cuenta que, por más que uno se levante feliz, le motive enseñar, haga su trabajo bien y sin esperar algo a cambio (ni si quiera dinero) uno se va poniendo fome y amargada.

Fome: porque hay que seguir reglas estúpidas, o hacer papeleo y papeleo antes de salvar el año de un niño. fome porque en vez de estar ocupando el tiempo enseñando hay que estar llenando papeles para proyectos y cosas tontas que por si fuera poco se quedan en el papel.

Amargada: porque hay que escuchar incoherencias de los jefes, reglas, "retos", faltas de respeto, etc.

Yo no seré ni fome ni amargada, es por eso que he decidido serlo sólo hasta Julio, si es que no colapso antes. No sirvo para trabajar en un sistema como ese, es por ello que quise el centro, porque en mi centro no hay reglas tontas, sólo importa que los niños sean felices y que aprendan.